17 de diciembre de 2009

Sobre las Mentiras màs comunes...

La herramienta de comunicación más importante que tenemos es sin dudas el lenguaje.
Con él podemos transmitir lo que queremos expresar, y recibir lo que nos quieren decir.
Todo esto serìa muy simple si cada uno solo se limitara a comunicar lo que siente, lo que quiere, lo que piensa, de esta manera el que recibe el mensaje solamente intentaría decodificar, lo que el emisor propone decir.
Pero el hombre, es un ser sumamente complejo (y rompe bolas) por lo tanto no se limita solamente a expresarse dentro de los limites de lo fáctico, de lo verdadero… Much
as veces mejor dicho, todos los días somos victimas y victimarios de “un falso mensaje” “algo dicho a medias” o lo que comúnmente se llama MENTIRAS o “cuento chino”.

La siguiente entrada intentará ejemplificar algunas de las MENTIRAS que mas se presentan en cotidianeidad (pensé 5 segundos antes de escribir esa palabra y al fin de cuentas me la termino corrigiendo el Word)

“Mañana empiezo…”: Es lo más de lo más esta frase, es mi preferida, por no decir de cabecera. Tiene múltiples aplicaciones, lo cual la convierte en una de las frases más versátiles y recurrentes de nuestra lengua. Se utiliza cuando sabemos que hay algo que debe hacerse irremediablemente (pero que todavía tira un par de días) el “Mañana empiezo” es id
eal para decir “se que tengo que hacerlo, pero hoy no” “o no es practico arrancar con esto hoy”…

El “mañana empiezo” por si solo carece de total sentido sin no lo acompañamos de ese “algo” que empezamos.

Dos ejemplos:

“Mañana empiezo…”
*El gimnasio: Es el primer ejemplo que se me viene a la cabeza, porque desde principio de mes vengo con la mismo verso y ya estamos a 16… y hoy dije “mañana empiezo” y bue será cuestión a que sea mañana para que toda la frase vuelva a faltar(por décima quinta vez) a la verdad.


*La dieta: ¿Cuantas veces nos mentimos (si si NOS) con esto? Gente todos sabemos que la onda Diet NO tiene onda (citando la propaganda de Sprite) Se sabe que no soportas tomar 2 litros de agua diarios, comer cereales, frutas, verduras y todo eso en pequeñas cantidades. Nos encanta vernos bien, pero no nos gusta hacer el sacrificio de cerrar la boca, por eso pateamos para “el mañana” las dietas, los regimenes y todo lo que implique ponerle faja de clausura a nuestra estomago. Otra gran farsa que acompaña el tema dietas, es la variación del “mañana empiezo” que es “El lunes arranco”. ¿Cuál es el propósito de afirmar semejante patraña? La respuesta podría ser, mostrarse ante el mundo como una persona psicológicamente fuerte, con convicciones, y poder de decisión. Pero la respuesta que yo doy, es que, se dice eso para justificarse, para excusarse
por la manera desmedida forma en la que se injiere alimentos durante todo el sábado y domingo previos al martirizante LUNES.

*A estudiar: no importa ni la materia ni la época del año que sea, constantemente nos auto convencemos, nos engañamos con el supuesto “mañana empiezo a estudiar”. Estudiar es algo que sencillamente no se puede hacer HOY siempre es algo que aplazamos para el futuro. La gama de excusas es muy grande desde,”hoy me duele la cabeza” “hoy tengo sueño” “hoy está el partido de boca” otras mas elaboradas y convincente como “hoy me preparo un cuadro esquemático con los temas que entran en el examen , armo un cronograma con los horarios y los puntos que debo tocar sin falta y me levanto temprano para aprovechar la luz del dí
a” o las que uso yo como “ Me quede sin resaltador, y la librería ya cerró” “termino este jueguito, ya estoy en la final, es obvio que de mañana no pasa”.
Un anexo de la rama estudiantil de “mañana arranco a estudiar” es el bolazo de decir “Para la próxima me lo estudio todo”. Es de uso frecuente, cuando sabemos que no leímos nada, no practicamos nada, y tenemos la certeza de nuestro patético resultado, (aunque nos aferramos a la esperanza de obtener al menos un 4) Es otra de las frases number one del repertorio estudiantil. Aunque en defensa de esta frase, debo admitir que muchas veces, (si bien no estudiamos todo) obtenemos mejores resultados.

Muchas veces recurrimos a la fruta, para evitar situaciones incomodas, por nombrar un ejemplo el caso en que rechazamos a alguien en alguna cita o encuentro amoroso…

“No sos vos soy yo”: clásica y trillada excusa, a pesar de todos los pronósticos, yo abogo fervientemente por la veracidad (en algunos casos) de dicha frase. No vale la pena hacer un análisis muy profundo, pero de toda la frutería, es una de las más consumidas.

“Deja, yo te llamo”: La verdad es dolorosa, pero si te dicen eso…Vos sabes, ella sabe (mejor que nadie), el que paso por al lado tuyo y escucho sabe, su próximo amante sabe, el mundo sabe que NO TE VA A VOLVER A LLAMAR.
No solo no te llamo, sino que desapareció, se lo/a trago la tierra, quedo mas au
sente que Julio López :( . Y vos te quedas más solo/a que Adán el día de la madre.


En fin, Todos sabemos que una mentirita blanca no está del todo mal. Para auto convencernos, para decir lo que el otro quiere escuchar, para no lastimar, y por sobre todo “soy argentino” para safar A veces se justifica en exceso decir algo que este un toque alejado de la realidad.

Todos tenemos algo de pinocho… Algunos màs que otros, en este caso mi plus es la nar
iz.






1 comentario:

  1. Si son mentira la parte de la vida, mientra la mentiras sean para bien o para no lastimar a alguien mejor mentir, pero hay oras mentiras como la clasica cuando te pfrecen algo que no te gusta decis no gracias estoy lleno y por dentro te moris de hambre y al ratito traen algo que te gusta y te moris por comer entonces despacio y de apoco decis ahora si tengo ambre y adentroo (la mentira tiene partas cortas)

    ResponderEliminar

comentarios, amenazas, criticas, puteadas, mensajes timidos y SPAM depositelo aqui